Efecto emocional en niños y ancianos

Efecto emocional en niños y ancianos

por Mudanzas Godoy
Efecto emocional en niños y ancianos
Votar

Efecto emocional en niños y ancianos

Queremos aconsejarle unas pautas para que la transición sea menos traumática para ellos. Cambiar de residencia nunca es fácil para nadie, se cambia drásticamente la rutina, los vecinos o las tiendas que conoces alrededor, y si se muda a otra comunidad autónoma o país, el cambio es aún a mayor escala. Para los niños y los ancianos, el cambio que supone una mudanza que a veces no comprenden, que amenaza su zona de confort o con la que no están de acuerdo les puede causar desagradables consecuencias emocionales.

Las posibles reacciones negativas a la mudanza

Comenzaremos hablando de las implicaciones emocionales en los más pequeños de la casa. Los niños raramente son tomados en cuenta en las mudanzas, pocas veces los padres se paran a explicarles detenidamente lo que va a pasar y porque y el desconocimiento les puede causar un sentimiento de incertidumbre o desamparo. Veámoslo desde el punto de vista de un niño: de repente nos separan de nuestros amigos, nos cambian de colegio y gente que no conocemos, o nosotros mismos, guardan en cajas todas nuestras pertenencias y juguetes para llevarlas a un sitio desconocido. Recomienda que desde antes de comenzar la mudanza cuando aún se está planeando, hablar con los niños y explicarles él porque y contarle cosas sobre el nuevo destino para que sea más atractivo a sus ojos y tomen la mudanza como una aventura en vez de un castigo. Si los niños son adolescentes, el cambio puede ser aún más traumático para ellos, ya que a esa edad los amigos son lo más importante para ellos y perderlos les causa un sentimiento de rechazo hacia los padres. En este caso, también recomendamos hablar con ellos y discutir el porqué de la mudanza.

En el caso de ancianos implicados en mudanzas, los motivos son diferentes. Si el motivo de mudanza es por enfermedad o porque ya no pueden valerse por sí mismos, les puede crear un sentimiento de inutilidad y pérdida de independencia. Si ha vivido en la antigua casa durante un largo periodo de tiempo, el cambio al nuevo domicilio le cambiara con toda seguridad su rutina y los lugares alrededor que conocía a la perfección. Recomendamos ayudarle o enseñarle métodos para seguir en contacto con antiguas amistades o que pueda proseguir con sus antiguos hobbies o pasatiempos una vez cambiado el domicilio. Minimizando el impacto en su rutina diaria, ayudara a las personas de tercera edad en este tránsito.

Otras soluciones

Si considera que en ambos casos no se ha conseguido una adaptación favorable al nuevo entorno, le aconsejamos que plantee la idea de pedir consejo a profesionales para mejorar la adaptación, tales como lugares de culto, médicos o un consejero profesional. Toda la ayuda es poca para evitar que los niños y los ancianos lo pasen peor de lo necesario en una mudanza.

Efecto emocional en niños y ancianos
Votar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies